A menudo hay dos fenómenos asociados al envejecimiento de hombres y  mujeres entre los que se tiende a establecer similitudes: la menopausia en el caso de las mujeres y la andropausia en el de los hombres. Sin embargo, son dos trastornos que no se pueden equiparar ya que son totalmente diferentes.

La menopausia se presenta cuando el ovario deja de producir óvulos, hay baja de los estrógenos y cesa la menstruación (es un proceso más o menos brusco que produce infertilidad en las mujeres), mientras que la andropausia se define como baja en la cantidad de testosterona, se presenta sintomatología de evolución gradual y progresiva (aunque no produce infertilidad, es un proceso más lento).

A partir de los 40 años aproximadamente los hombres van experimentando una disminución lenta y progresiva de la testosterona, la hormona sexual masculina segregada por los testículos. En cada individuo este descenso es diferente, suele ser muy lento y puede pasar más o menos desapercibida hasta llegar en torno a los 70 años, cuando la mayoría ya manifiesta síntomas clínicos por este motivo.

Por otro lado, la menopausia es un proceso biológico que afecta a las mujeres de alrededor 50 años, siendo en ellas el descenso de las hormonas de una forma mucho más brusco en un período de tiempo relativamente corto.

¿Cuáles son los síntomas? En el caso de las mujeres, la aparición de la menopausia suele manifestarse con sofocos o sudoración excesiva, problemas para dormir, sequedad vaginal, cambios frecuentes de humor o dificultad de concentración.

En el caso de los hombres con la andropausia, a medida que descienden los niveles de testosterona puede disminuir el deseo sexual e incluso presentar disfunción eréctil o tener menos erecciones, lo que también implica alteraciones en el sueño o cambios emocionales, tristeza o incluso depresión.

¿De qué forma podemos evitar que la menopausia  y la andropausia afecte a las relaciones de pareja?

Hay una serie de hábitos que si se realizan de forma continuada provoca que las alteraciones provocadas por la menopausia/andropausia sean más leves.

  1. Cuidar la alimentación. Es lo básico para llevar un buen nivel de salud; vigila la dieta y reparte las ingestas a lo largo del día en cinco. Así, se reduce la sensación de fatiga y se aporta al cuerpo la energía necesaria durante todo el día.
  2. Actividad física. Aunque estos cambios físicos puedan provocar algo de cansancio, es recomendable salir a practicar algún deporte. Al hacerlo se consigue mejorar el estado anímico y con ello ayuda a dormir mejor.
  3. Vigilar el estado anímico. Es normal que aparezcan síntomas de irritabilidad, ansiedad o tristeza. En caso de que éstas sean permanentes y dificulten tu vida diaria, es recomendable visitar al médico para que paute una terapia indicada.

Además de estos consejos que sirven para mejorar la condición física en esos momentos de cambios homonales, ofrecemos unos consejos para cómo sacarle partido a la vida sexual cuando llega la menopausia/andropausia.  En las mujeres se presenta la sequedad vaginal, lo que dificulta la lubricación y la excitación, mientras que en los hombres los cambios hormonales pueden afectar al deseo o a dar erecciones menos potentes.  Con esto no quiere decir que la vida sexual haya acabo; hay que entender que hay que adaptarse positivamente a la nueva situación ya que el cuerpo no es el mismo que hace 20 años atrás.

El sexo será diferente al que era antes, pero no hay que verlo como algo negativo sino tener una actitud positiva ante ello. Puede ser igual de bueno y de placentero que como antes. Si estos cambios hormonales lo que hacen es dificultar el coito (actualmente se pueden encontrar muchos tipos de lubricantes que ayuden a mantener relaciones satisfactorias), hay otras opciones que no se pueden dejar de lado: los besos, las caricias, el placer genital, el slow sex en definitiva.

Si tenemos una buena sexualidad antes de la llegada de la menopausia/andropausia, tendremos más probabilidades de tener una buena sexualidad después.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *