• Las estadísticas muestran que la primera vez que los jóvenes se encuentran con pornografía es a los 8 años, debido al uso de las tecnologías.
  • La edad media del inicio del consumo de pornografía en hombres es a los 14 años, mientras que el inicio en las mujeres se sitúa a los 16.

Un dato muy significativo es que el consumo de pornografía en las mujeres ha aumentado un 20% en los últimos 5 años.

Según estudios de PornHub, el portal de adulto con más visitas, recoge sólo un 28% de mujeres frente a un 72% de hombres. ¿Por qué hay esta diferencia entre sexos a la hora de consumir pornografía? Si bien es cierto que el porno se consume mayoritariamente en solitario, hay diferencias entre el tipo de porno que consumen hombres y mujeres. Mientras que los hombres son más abiertos para admitir que consumen pornografía, las mujeres son más reacias a admitirlo.

Los hombres consumen mucha más cantidad de porno que las mujeres, aunque ambos por el mismo motivo: la obtención de un placer físico y psicológico. Aunque la masturbación es el principal propósito cuando se busca porno, también se busca saciar la curiosidad y la necesidad de excitación.

Las mujeres consumen pornografía principalmente sobre sexo entre lesbianas. Además, a las mujeres les excita más el contexto y las tramas sofisticadas, mientras que los hombres buscan estímulos más visuales.

En definitiva, mediante la pornografía los hombres recurren a ella con más frecuencia y  buscan excitarse sexualmente, mientras que las mujeres consumen menos pornografía y tienen como objetivo mejorar sus relaciones sexuales.

¿Afecta de alguna forma el consumo de porno a las relaciones de pareja?

La realidad es que, si bien puede tener efectos negativos si se consume en exceso, generalmente ver pornografía en pareja afecta positivamente. Puede ofrecer nuevas ideas para descubrir prácticas que antes quizás habíais nunca os habíais planteado, os puede abrir a nuevos gustos y mejorará la comunicación con vuestra pareja para que vuestras relaciones sean más placenteras.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *