Este es un momento realmente temido por los padres, sobre todo porque hablar de sexo nunca se ha hecho con la naturalidad que merece. Actualmente los adolescentes reciben clases de educación sexual en los centros escolares; sin embargo la educación sexual es responsabilidad de los padres tanto como puede ser la alimentación y demás, ya que son ellos quienes deben inculcarles unas pautas saludables. Aquí os trasmitimos algunos consejos para hacerlo con éxito:

  1. Hay que estar implicado en la vida de sus hijos. Cuanta más confianza haya entre padres e hijos más se normalizará el tema cuando sea hora de hablar de ello. Esta confianza se gana con el día a día.
  2. Elegir un buen momento. En la primera etapa adolescente, con los primeros enamoramientos suele ser una buena oportunidad para comenzar a hablar sobre las relaciones afectivas y la actividad sexual. Es conveniente incidir también en los desengaños amorosos.
  3. Superar la vergüenza. No hay que posponer el momento; es muy importante mantener la calma, apartar los nervios y adoptar un tono sereno que haga la conversación amena para ambos. Intenta que tus hijos intervengan y que sea una conversación fluida. Escucha sus preocupaciones y piensa bien la respuesta antes de contestar.
  4. Recuerda que son adolescentes. Es importante no hablarles como si fueran niños pequeños ya que a día de hoy el contacto con el sexo comienza a una edad más temprana; intenta utilizar terminologías acordes con la edad y realizar afirmaciones generales, sin personalizar la figura de nadie.
  5. Lo más importante que se le debe enseñar a su hijo es la responsabilidad; cómo uno debe tomar decisiones y qué consecuencias pueden tener, tanto en ámbito general como en el plano sexual.
  6. Hoy existe mucha presión entre los niños por mantener relaciones sexuales, en mayor parte por sus amigos y compañeros. Es fundamental hacer hincapié en este hecho y crear en el niño una visión responsable. Hay que demostrarles que tenemos confianza en ellos y aumentar su autoestima, de forma que tengan autonomía suficiente y no se dejen llevar por comentarios ajenos.

Hay que reconocer que en la sociedad los hábitos sexuales están cambiando rápidamente y el comportamiento de los adolescentes se ha adelantado, por eso es muy importante que, para evitar relaciones de riesgo y ETS dispongan de una educación sexual por parte de los centros escolares pero sobre todo, a través de su familia.

Os animamos a que contactéis con nuestra sexóloga Raquel Graña que ofrece consultorio a través de nuestra web https://ohmygodbox.com/consultorio y además imparte clases de educación sexual en centros educativos, para cualquier consulta que os pueda surgir.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *