La adicción al sexo o trastorno hipersexual consiste en la incapacidad de control sobre el comportamiento sexual y el deterioro o malestar significativo que provoca en todos los aspectos de la persona que lo sufre. 

La conducta sexual compulsiva puede comprender una variedad de experiencias sexuales normalmente agradables, como la masturbación, el cibersexo, múltiples parejas sexuales, el consumo de pornografía… Se caracteriza por la frecuencia y la intensidad de las fantasías sexuales de manera compulsiva. 

Realmente, no podemos decir cuántas veces es normal mantener relaciones sexuales, ¿existe una cifra que nos indique qué es lo normal y lo que no? Sin embargo, sabemos que existe un trastorno cuando pensar en mantener relaciones sexuales es demasiado frecuente y la búsqueda del mismo ocupa gran parte del día a día. 

Estas son algunas características de la adicción al sexo compulsivo:

  • Normalmente suele ser un varón joven, o mujer (en este caso el trastorno recibe el nombre de ninfomanía).
  • Problemas de control e impulsos, la satisfacción solo se obtiene en el momento del acto, con posterior sensación de desánimo.
  • Padecen de pensamientos sexuales de forma constante.
  • Se recurre constantemente a la mastubación, cibersexo, pornografía, prostitución… en un intento de reducir la ansiedad.
  • El tiempo dedicado a la búsqueda de sexo puede conducir a un aislamiento en su entorno familiar y personal, con los consiguientes efectos negativos que eso conlleva.

Si tras leer este artículo piensas que puedes padecer este trastorno, no lo dudes y consulta con un profesional que pueda ayudarte a superarlo. En nuestro consultorio, nuestra sexóloga Raquel Graña está disponible para cualquier consulta que puedas tener: http://ohmygodbox.com/consultorio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *