El petting deriva del inglés “to pet”, que alude a acariciar, besar o mimar. Generalmente es una práctica asociada a los más jóvenes. Tradicionalmente se asocia a “hacer el amor con ropa”, es decir, darse besos y caricias de manera que suba la temperatura sin que nunca se produzca el coito. Hoy en día se considera petting a todas aquellas prácticas que no conlleven penetración (varía en gran medida en función de quién lo practica: desde unos besos y caricias hasta el sexo oral), por lo que la masturbación, el frotamiento o el sexo oral podrían entrar dentro de esta categoría.

En resumen, se trata de mantener relaciones sin llegar a practicar la penetración. Aunque parezca aburrido, el hecho de manteneros cohibidos sin penetración hace que el deseo se multiplique y probablemente experimentéis prácticas nuevas que antes quizás no os habíais planteado.

¿Por qué practicar petting?

  1. En primer lugar, al no producirse penetración se corre menos riesgo de que se pueda transmitir alguna ETS. Es una forma efectiva de prevenir los embarazos no deseados, además permite alcanzar el clímax sin necesidad de penetración.
  2. El hecho de que no haya penetración hará que pongáis en práctica otras alternativas, tipo caricias, masajes, así como la masturbación o el sexo oral e indudablemente os parecerá mucho más morboso el hecho de tener prohibido la penetración. De esa forma os recrearéis mucho más en los juegos. No hace falta tener penetración para mantener relaciones sexuales totalmente satisfactorias.
  3. Es muy efectivo en determinadas terapias sexuales. Ayuda a las parejas a solucionar muchos problemas sexuales, como la anorgasmia o la impotencia.

Hay distintos tipos de grados de petting:

  • En primer lugar está el grado 1, donde las prácticas son más suaves como darse la mano, acariciarse o darse besos.
  • El grado 2 consiste en ir más allá, introduciendo caricias más íntimas (siempre por encima de la ropa).
  • En el grado 3 las caricias sexuales se realizan por debajo de la ropa. Dentro de esta categoría situamos el sexo oral y la masturbación.

El petting es una forma estupenda de mantener el deseo activo en parejas que llevan muchos años juntas y que han caído un poco en la rutina y monotonía, ya que permite generar más complicidad entre la pareja.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *