Para empezar, ¿qué es el slow sex? Como su nombre indica, consiste en practicar el sexo sin prisas, sin urgencia, disfrutando de cada momento. Realmente, es bastante similar al mindfulness como comentábamos en otra entrada anterior. Hay una idea extendida (en mayor medida por la imagen que ofrece la pornografía), de que las relaciones sexuales idóneas consisten en penetraciones cuanto más duraderas, mejor. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Hay estudios que demuestran que si la penetración es demasiado larga se vuelve menos placentera.

Esta técnica se centra en disfrutar de todo proceso del sexo (no sólo la penetración) pero controlando la excitación para no llegar al clímax antes de lo esperado.

Para ello, se hace hincapié en la fase de deseo para que sea más extensa y la excitación se prolongue. A diferencia del sexo rápido, donde hay una explosión de energía instantánea, en el slow sex esa energía se va acumulando, y cuando se libera es mucho más placentera.

Esta práctica es muy beneficiosa sobre todo a partir de los 50 años. ¿Cómo puede beneficiar? Pues en el caso de las mujeres, el slow sex ayuda a una mejor lubricación, que también como hemos visto con la edad y en fase posmenopáusica es más complicado.  En los hombres es bueno para proporcionar al cuerpo más tiempo de reacción; enseña a disfrutar de sensaciones desconocidas más allá de la genitalidad. Además, en el plano emocional consigue mejorar la complicidad, aumentando los niveles de serotonina y oxitocina, lo que nos hace sentir más felices.  

En el slow sex la parte previa es fundamental. Acariciarse, explorarse juntos, usar los distintos sentidos es fundamental para que la relación sea más satisfactoria. Para ello es indispensable prescindir de las prisas y encontrar un momento en el que los dos sintáis que os apetece.

Os podéis ayudar de elementos relajantes como velas, aceites aromáticos de masaje, lencería erótica, juguetes sexuales… Todo esto sumado a caricias y besos por todas partes del cuerpo de forma muy lenta y pausada (intentando llegar a la parte genital lo más tarde posible) hará que luego la penetración sea mucho más placentera y se disfrute más.

En la web del Museo Erótico podéis encontrar una amplia variedad de aceites corporales, así como estos originales polvos corporales con sabor, que son ideales para experimentar sensaciones nuevas: https://boutique69.com/es/productos-corporales/411-wild-strawberry-polvos-corporales-8437008001821.html

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *