Las parafilias son los comportamientos sexuales atípicos e irregulares, en mayor o menor grado. Las fantasías sexuales o el placer se obtienen mediante situaciones, actividades u objetos que exceden los límites de las relaciones sexuales convencionales. Sobre su origen, el psicólogo Martin Seligman afirma que la mayoría de parafilias y fetichismos surgen en la infancia por un condicionamiento clásico, como resultado de un momento de excitación o placer conseguido a través de un objeto determinado o asociado a él; para que llegue a convertirse en filia o en fetichismo es necesario que el placer vinculado al objeto se produzca más de una vez. Aquí os dejamos con un listado de parafilias

  • Ursusagalamatofilia. Hace referencia a la excitación sexual por los juguetes de peluche o por personas disfrazadas con traje de animal (osos, tigres, perros, gatos…). Mientras que a algunas personas les gusta mantener relaciones íntimas vestidos con disfraces de animales, a otros les produce excitación masturbarse con muñecos de peluche.
  • Mecanofilia. El fetichismo por los automóviles es muy normal, pero se considera una parafilia cuando se llega a tener atracción sexual por ellos. Hay personas que solo se erotizan cuando hacen el amor en un coche (la amomaxia). A otras, se les dispraa la libido cuando vuelan en avión (la aerofilia).
  • Agalmatofilia. Hay mucha gente que tiene atracción sexual hacia todo tipo de estatuas, maniquíes o muñecos/muñecas hinchables.
  • Ipsofilia. Sólo se excitan con su propia imagen, ya sea con fotos, vídeos o viéndose en el espejo cuando realizan el acto sexual.
  • Lactafilia. Hay personas que se ponen a cien con pechos de mujeres dando el pecho. Otros sufren autonepiofilia o infantilismo parafílico, que se excitan llevando pañales y vistiéndose de bebé.
  • Formicofilia. A esta gente les gusta estimular sus zonas erógenas con animales pequeños, como hormigas caracoles, gusanos e incluso abejas.
  • Xenoglosofilia. Hay personas que se excitan cuando oyen hablar en otro idioma.
  • Hierofilia. Es la atracción sexual por objetos religiosos.
  • Altocalcifilia. Es la excitación al observar o llevar zapatos de tacón.
  • Dacrifilia. Es la excitación por las lágrimas o el llanto. Esta parafilia tiene que ver con la relación de dominante/sumiso.
  • Dendrofilia. El roce con seres vegetales, árboles o plantas, provoca la excitación inmediata.
  • Misofilia. Es la excitación producida por la ropa usada o los tejidos sucios, especialmente la ropa interior.
  • Odaxelgania. La utilización de los dientes para morder partes del cuerpo de la pareja sexual es lo que produce una fuerte excitación sexual en las personas con este tipo de parafilia.
  • Salirofilia. Es la excitación sexual producida por la visión de la pareja sexual siendo salpicada, embadurnada o mojada por determinados líquidos. Engloba otras prácticas como el bukkake.
  • Exhibicionismo. Es un trastorno que se caracteriza por conseguir la excitación sexual a través de la exposición de los genitales ante un extraño que habitualmente está desprevenido.
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *