¿Qué es un fetiche sexual? Se trata de una manifestación sexual  que consiste en obtener la excitación sexual a través de un objeto o parte particular del cuerpo generalmente no erógena.

El término fetichismo se acuña a finales de 1800, originaria de la palabra portuguesa feitiço, que significa fascinación obsesiva.

La conducta fetichista no es considerada un trastorno, porque no hay angustia o una disfunción significativa. El fetichismo es una práctica sexual inofensiva, más diferente por salirse de las prácticas más habituales e incluso positivo al introducir elementos que hagan más placenteras las relaciones sexuales, pero para nada tiene por qué tener connotaciones negativas. Por el contrario, si los fetiches se vuelven obligatorios y obsesivos sí pueden dar lugar a problemas serios en la persona y en sus relaciones personales.

La persona fetichista siente excitación por su fetiche, pero esto no implica que no sienta la misma excitación por el sexo convencional. Sólo el 9& de los fetichistas se excitan únicamente con su fetiche, mientras que el 91% restante lo utiliza como un complemento en sus relaciones sexuales.

¿Cuáles son los fetiches más comunes?

  1. El fetichismo de pies. Es una práctica erótica en la que todo deseo sexual se concentra en la idolatría de los pies de otra persona. Los amantes del fetichismo ven al pie como otra fuente de placer, sintiéndose excitados al verlos, tocarlos, lamerlos u olerlos.
  2. Fetichismo del calzado. Es un fetiche más común en hombres que mujeres; se siente excitación al ver el cuerpo de la pareja con unos tacones altos.
  3. Lencería. Los productos de lencería como medias, corsés… son objetos de excitación para los fetichistas de este tipo de prendas. Los tejidos o sensaciones que transmiten logran aumentar el nivel de excitación. Aquí podemos comentar que también hay un fetiche cada vez más común que es la excitación a través de la ropa interior usada.
  4. Los tatuajes.  La estigmatofilia es la atracción por los tatuajes o piercings, un fetiche muy popular sobre todo entre las personas más jóvenes y en zonas como la lengua, labios, pezones o zonas genitales.  
  5. El cuero. Existe cierto fetichismo en productos realizados con este material, tanto relacionado con productos eróticos (como por ejemplo látigos y otros productos sexuales) como también con ropa de cuero (faldas, pantalones o incluso sofás).
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *