El mindfulness es una técnica de meditación que trata de practicar la atención plena y la concentración en aquí y ahora. Es un tipo de meditación consciente que contribuye a aumentar el bienestar emocional y psicológico, y que llevada al terreno sexual puede ofrecernos beneficios muy notables.

Es de origen budista y desde hace tiempo se utiliza en sanidad para tratamiento de enfermedades tanto psicológicas (depresión, ansiedad, bulimia, adicciones…) como físicas (dolor y todas las enfermedades en las que el estrés juegue algún papel , como hipertensión, cáncer…). Asimismo, también se utiliza en educación y trabajo, aumentando la atención, concentración, productividad y disminuyendo el estrés.

¿En qué consiste el mindfulness?

Probablemente hayas experimentado alguna vez, mientras practicabas sexo con tu pareja, que estabas disperso/a  y pensando en otras cosas. Realmente es complicado quitarnos las preocupaciones que nos rondan la cabeza, y también nos puede pasar en el momento más íntimo con nuestra pareja. Es por eso que el mindfulness trata de desvanecer la desconcentración durante el encuentro sexual, de forma que únicamente puedas enfocarte en ese momento con tu pareja.

A continuación te indicamos qué puedes llevar a cabo para aplicar mindfulness y sexo:

  1. Besa de forma consciente. Al hacerlo con tu pareja, recréate y concéntrate en ese beso en ese momento. Pon los 5 sentidos y piensa únicamente en eso, la textura, temperatura, sonido, el grosor de los labios…
  2. Respira profundamente. La respiración es el principal indicador que nos muestra en las relaciones sexuales si estamos más o menos excitados. Es por eso que si se le presta mucha atención, sabremos cómo está reaccionando nuestra pareja en la relación y podremos compenetrarnos mejor, al saber lo que más le excita.
  3. No tengáis prisa. Hay que disfrutar poco a poco durante las relaciones, no intentar llegar al orgasmo de la forma más rápida. Activad todos los sentidos durante vuestro momento y probad distintas experiencias que impliquen gusto, olfato, tacto…
  4. El mindfulness provoca orgasmos más duraderos. Al enfocarse únicamente en el aquí y ahora durante el sexo, y realizar el coito de forma más tranquila puede provocar que la excitación aumente y a su vez pueda prolongar la duración del orgasmo. Esto se explica por la estimulación de la ínsula, una estructura cerebral muy relacionada con el amor y el deseo sexual.

Mindfulness y sexo son el perfecto tándem para una relación satisfactoria. Un “aquí te pillo y aquí te mato” está bien, pero disfrutar plenamente de cada momento con vuestra pareja es fundamental para alcanzar una vida sexual completamente satisfactoria.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *