No hay que confundir con anorgasmia (dificultad para llegar al orgasmo). Se trata de fantasear con otra persona durante el sexo. Es decir, supone excitarse con una persona que no es la pareja sexual mientras se practica el coito con la misma.

La alorgasmia no es patológica, al menos no si se practica de forma puntual. También se considera como una alternativa para salir de la rutina sexual en la que muchas parejas pueden verse sumidas. Eso sí, si se utiliza constantemente puede dar lugar a crear problemas,  desconfianza y distanciamiento en la relación de pareja.

Este tema rara vez se saca a la luz con la pareja puesto que es posible que de vergüenza confesarlo a la pareja, pero lo cierto es que en su justa medida puede ser beneficiosa, si ayuda a que la relación sexual sea más placentera.

Expertos aseguran que se solía pensar que la alorgasmia era una parafilia, es decir, que la fuente de placer se encontraba en algo atípico y que a su vez era perjudicial  para una pareja, puesto que se pensaba que podía llevar a la infidelidad y acabar con la relación de pareja. Actualmente, este término no tiene connotaciones negativas sino que se trata de algo que puede beneficiar la salud sexual.

La alorgasmia no conlleva problemas, ya que es sólo un proceso mental y simbólico, por lo que no hay que sentirse culpable para nada.  No es para nada equiparable a una infidelidad ni como una falta de amor hacia la pareja. Aunque sea un término del que no se suela hablar, es bastante frecuente y se suele dar en la mayoría de las parejas, así que no te sientas culpable y disfrutad de vuestras relaciones sin el menor remordimiento!

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *