La asexualidad es una orientación sexual que hace que una persona no se sienta atraída sexualmente por nadie de ningún género. Lo que sucede es que hay falta de atracción sexual o deseo sexual. En ningún caso la persona decide ser asexual, es una orientación más.

Las personas asexuales no necesariamente tienen que ser célibes, ya que en muchos casos practican el sexo pero de forma insatisfactoria. Ser asexual no implica renunciar al placer sexual o a las prácticas sexuales, ya que una cosa es la orientación sexual y otra el comportamiento sexual que cada persona lleve a cabo.

Las personas asexuales en la mayoría de los casos mantienen relaciones románticas con otras personas, ya que no hay que confundir los conceptos; pueden establecer relaciones emocionales en las que el sexo queda totalmente relegado.

Hay varios tipos de asexualidad:

  • Gris-asexualidad: se experimenta atracción sexual de manera esporádica, pero es de muy  bajo impulso sexual y sin intenciones de llevarlo a la práctica.
  • Demisexualidad: no experimentan atracción sexual alguna, salvo en aquellos casos donde hay una fuerte conexión emocional con alguien. Cuando forjan ese vínculo emocional con alguien, ya sea a raíz de una amistad especial o enamorándose, experimentan un deseo carnal únicamente dirigido hacia esa persona con la que han logrado conectar.

Este tipo de personas a menudo pueden sentirse muy diferentes al resto, en una sociedad que nos ofrece constantemente modelos de amor a primera vista o atracción por desconocidos.

Por otro lado, se puede dar el caso de que se establezca una relación romántica entre una persona asexual con otra persona que no lo es; en este caso sería bastante difícil de llevar, porque la persona asexual se sentirá en la obligación de contentar a su pareja aún sin desearla. Sin embargo, en el caso de los demisexuales no tendrían problemas en mantener relaciones sexuales con personas a las que les une una fuerte conexión.

Hay unas señales que pueden indicar si podrías ser asexual, que son:

  • Sientes presión por disfrutar del sexo. A pesar de oír hablar a otras personas de lo gratificante que es, para ti te genera una enorme falta de interés y presión al obligarte a tener que sentir lo mismo.
  • No sientes atracción sexual por las personas.
  • Te perciben como una persona fría.
  • Puedes experimentar que algo falla en ti. En la sociedad actual donde no tener sexo te hace sentir culpable por no encajar.

Según estudios realizados sobre este colectivo, se estima que alrededor del 1% de la población es asexual.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *