A pesar de las campañas de prevención de las ETS, los casos aumentan desde 1995. Es común la creencia de que las enfermedades de transmisión sexual se limitan a leves contagios molestos y cuyas curas son sencillas, pero las secuelas pueden ir mucho más allá.

Éstas son las ETS más comunes:

Clamidia. Es una enfermedad de transmisión sexual común, tanto para mujeres como para hombres aunque suele ser más común en mujeres. No suele tener síntomas, y muchas veces hay que realizarse una prueba para descubrirla. En los casos en los cuales se manifiesta, en las mujeres experimentan aumento de secreciones vaginales, dolor durante la micción y la enfermedad inflamatoria pélvica que puede derivar en problemas de fertilidad. En los hombres se traduce en secreción inusual por el pene, dolor durante la micción o edema testicular. En la mayor parte de casos no conlleva más problemas de salud pero si no se llega a tratar puede producir infertilidad y enfermedad inflamatoria pélvica, que es una infección de los órganos sexuales femeninos.

Gonorrea. Producida por la transmisión de una bacteria, sus consecuencias son las mismas que la clamidia. En el caso de las mujeres las secuelas incluyen hemorragias entre reglas, secreciones vaginales y enfermedad inflamatoria pélvica, que puede causar problemas de fertilidad. En el caso de los hombres puede ser asintomática, aunque puede causar dolor al orinal y secreción en el pene.

Tricomoniasis. Es una de las grandes causantes de la vaginitis. Es causada por un parásito que se propaga muy fácilmente durante el sexo. El parásito se encuentra en las secreciones sexuales como el esperma, el líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales. Al igual que las anteriores prácticamente no tiene síntomas, aunque si los hubiera el más común es la vaginitis. La vaginitis se caracteriza por irritación en la vagina o vulva en el caso de las mujeres y picor o ardor al orinar y el eyacular en los hombres. Puede tener serias repercusiones en el caso de las mujeres embarazadas, ya que puede haber repercusiones en la gestación y en el recién nacido.

Herpes genital. Es úlcera genital más frecuente, y en los últimos años ha experimentado la misma tendencia creciente que el resto de infecciones de transmisión sexual. Es una enfermedad latente que se manifiesta con brotes de llagas o ampollas en el área genital. En los hombres aparecen crónicamente, en las mujeres además aumenta las probabilidades de adquirir infecciones por VIH.

Sífilis. Es una infección bacteriana común que se contagia a través de las relaciones sexuales. La sífilis se cura de forma sencilla con antibióticos, pero al igual que las anteriores pueden provocar daños permanentes si no se trata. Provoca llagas en el área genital no dolorosas, pero que pueden propagar la infección fácilmente a otras personas. Si no se lleva un tratamiento puede conllevar problemas realmente graves y permanentes como daño cerebral, parálisis y ceguera. Las vías principales de contagio son el sexo vaginal y anal, con menos frecuencia por el sexo oral.

Virus del papiloma humano. Afecta tanto a hombres como a mujeres, y puede ser asintomático aunque también en ocasiones pueden aparecer verrugas. No existe cura por eso es muy importante la prevención. Esta enfermedad puede ocasionar cáncer de cérvix, vulva, vagina, ano u oro-fangíreo, dependiendo de la agresividad del virus.

VIH. El virus de inmunodeficiencia humana es el virus causante del sida. Éste afecta al sistema inmunitario, haciendo que se enferme más rápidamente. La mayoría de las personas con VIH no tienen síntomas durante años, de modo que es posible que ni siquiera sepan que están infectados. El VIH se propaga en las relaciones sexuales mediante el semen, las secreciones vaginales, la sangre y la leche materna. El virus ingresa en el cuerpo a través de cortes o heridas en la piel y a través de las membranas mucosas (como el interior de la vagina, el recto y la abertura del pene), con lo cual se contrae fácilmente por sexo anal o vaginal sin protección, ser punzado por una aguja que tiene sangre infectada por el VIH.

Prácticamente todas estas enfermedades de transmisión sexual se pueden prevenir con el simple hecho de usar preservativo en las relaciones sexuales.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *