¿Es posible mantener relaciones sexuales con una persona desvinculándose de lo emocional?

¿Cómo afecta el enamoramiento en las relaciones sexuales?

Una pareja recién enamorada experimenta un momento de “hipnosis” en el cual la pasión está por las nubes; hay deseo, atracción, nerviosismo, excitación continua, necesidad constante de abrazar y besar; el apetito sexual es incontenible. Durante la primera etapa de enamoramiento, todo es impulso sexual y una sobrecarga de hormonas que hacen que el sexo sea primordial.

Estudios han demostrado que las personas recién enamoradas experimentan una activación del circuito de placer provocado por una gran cantidad de hormonas: dopamina (responsable de la búsqueda del placer), testosterona y estrógenos (aumentan la libido), norepinefrina (causante del estado de insomnio, ansiedad y taquicardia) y vasopresina (se activa durante el contacto sexual).

También se ha demostrado que los niveles de serotonina caen en picado durante la primera etapa de enamoramiento, lo que explica el estado de “locura transitoria” y la capacidad para discernir entre lo conveniente e inoportuno. Es por ello que en esta fase el recién enamorado solo busca placer intenso, con esa sensación de euforia y dependiendo emocionalmente de esa persona.

Esta fase amaina a los pocos meses y afecta por igual a hombres y mujeres, devolviéndonos la cordura y sensatez. Biológicamente, a partir de los 30 meses la intensidad sexual se va atenuando, y es a partir de ahí donde la cantidad y la calidad de las relaciones sexuales pasa  a un segundo nivel, más relajado.

Por otro lado, está el sexo por placer sin vincular ningún sentimiento emocional. El placer es una de las dimensiones esenciales del sexo, así que su búsqueda es algo natural en hombres y mujeres, ya que es un instinto y esto no debe ser visto con connotaciones negativas.

El sexo visto solamente desde la perspectiva del placer, genera mayor autoestima y mejor estado de ánimo. Mejora la actividad circulatoria, el sistema inmunológico, el sueño, el manejo del estrés entre otros beneficios.

Sexo sin amor es totalmente válido siempre y cuando las personas involucradas busquen el mismo tipo de relación, sin entrar en conflicto sobre temas emocionales.

Cada uno es libre de vivir su sexualidad como quiera, tanto si mantiene sus relaciones emocionales con su pareja como si busca libre y únicamente placer.  

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *