Independientemente si estás soltero o tienes pareja, ¿por qué no aprovechar San Valentín para darse un caprichito? Y qué mejor regalo que un juguete erótico, ya sea para ti o para compartir con tu pareja, podréis celebrar de la mejor forma esa noche tan especial en la que el amor y el sexo son los protagonistas.

Está normalizado el hecho de que con el tiempo, la rutina, el estrés… la vida sexual de la pareja no es lo mismo que fue en un principio y tiende a desgastarse. Mantener viva la llama es algo muy necesario para que la monotonía no haga presencia en la pareja.

Desde Oh my god box os proponemos algunos tips para hacer que vuestra noche de San Valentín sea muy especial:

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *