La transexualidad se define como una identidad transgénero, que define la convicción por la cual una persona se identifica con el género opuesto a su sexo biológico (los genitales), por lo que desea vivir y ser aceptado como una persona del género opuesto. La transexualidad se caracteriza por presentar una discordancia entre la identidad de género y sexo biológico.

Los mecanismos cerebrales se forman a nivel prenatal en el feto, antes de nacer ya estaremos orientados a ser de un sexo o de otro; es decir una cosa es el sexo cerebral y otra el sexo biológico.

Las personas transexuales no se sienten conformes con sus caracteres sexuales, con su sexo biológico. Esto se puede dar a partir de los primeros años de vida de la persona; a muy temprana edad ya se mostrará si el individuo se siente disconforme o no con su sexo biológico, y es algo que debe ser totalmente natural y aceptado.

Encontramos el transexual femenino a quien se le asigna el sexo masculino, porque nace con genitales de varón, pero en la infancia su identidad sexual se corresponde con el género femenino y requiere pasar de un proceso tanto médico como psicológico para adecuar su cuerpo ajustándolo a su identidad de género. En cambio, el transexual masculino al nacer su sexo biológico es de mujer, pero se va a identificar como un varón asumiendo este rol de género desde la infancia.

¿Qué diferencia hay entre transexual, transgénero y travesti?

El transexual es aquel individuo que nace con una dotación genital física y biológica que no coincide con el sexo con el cual se identifica. En la mayoría de los casos estas personas se someten a terapias y cirugías para cambiar sus caracteres genitales y físicos, hasta incluir reasignación de sexo.

En cambio el transgénero, aunque vive en la misma desarmonía entre su sexo biológico y el sexo al que siente pertenecer, asume su sexualidad solo desde la expresión de la identidad de género a través de la ropa, el aspecto físico, los ademanes y actitudes sin modificar su cuerpo.

Por último, el travesti es quien ocasionalmente adopta la postura y las actitudes de su género opuesto, expresándolo en la forma de vestir, los comportamientos, posturas y gestos, generalmente por motivos de diversión o artísticos.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *